María Fernanda Cabal

COLUMNA / LOS DIGNOS DUEÑOS DEL BULLYING

El gremio periodístico en Colombia pierde por completo el equilibrio informativo, cuando quien genera bullying es uno de sus miembros.

El Presidente Uribe ha sido una víctima constante de los agravios, amenazas, injurias, calumnias y atropellos de anónimos escondidos tras un monitor y de periodistas que se amparan en la “libertad de expresión”,  para matonearlo y ofenderlo sistemáticamente.

Daniel Samper Ospina dejaría de figurar en el panorama nacional si no hiciera mención del nombre Alvaro Uribe. Su popularidad se reduciría a unas escandalosas fotos de menores de edad desnudos, a sus mails secretos refiriéndose soezmente a las mujeres, a su debilidad por “lolitas” de 16 años, sus comentarios lascivos sobre ellas y su capacidad de decidir cuál de todas iba en la portada de Soho.

Sorprende mucho que las periodistas feministas que exigen respeto todo el tiempo, no hayan reaccionado a la libertad de Samper de referirse a mujeres “marimachas” y “gurrecitos arrechantes”.

Aunque Samper esté muy indignado, ¿Cuántas veces ha injuriado este personaje a Uribe sin que  él haya reaccionado, tal y como amerita el calibre de sus agresiones? Ostenta este señor la típica actitud “progresista” de posar de víctima después de lanzar las piedras.

Samper destila odio por Uribe y lo manifiesta de un modo virulento e incisivo, lo que demuestra claramente que los medios son capaces de actuar parcializadamente  exculpando a quien agrede todo el tiempo y atacando a quien reacciona, provocado por su matoneo y grosería.

Los medios de comunicación deben demostrar equilibrio e imparcialidad, especialmente en momentos como éste. Y yo, que bastante sé de burlas y matoneo ante la mirada, algunas veces impávida e indiferente, otras cómplice, de la prensa, apoyo incondicionalmente a Uribe, porque hay quienes quieren banderillar sin que lo embistan.

@MariaFdaCabal

11846591_426621407523571_2987236678623284289_nSon muchas las  razones por las que marchamos el 1 de Abril. Razones de conciencia, de responsabilidad ciudadana, de protesta, de patriotismo, de absoluto hastío y rechazo a todo cuando encarna Juan Manuel Santos.