El show del perdón.

20161007e6c507c0

Bogotá 29 de mayo de 2017.

Si a la pantomima con las farc se le llamó “proceso de paz”, difícilmente puedo encontrar un nombre decente para adjudicarle a la nueva farsa con el ELN.                          

El país, harto de violencia y terrorismo, minimizó el poder de esta guerrilla que, amparada en el cubrimiento mediático a las farc, delinque ahora con mayor amplitud. Con la tranquilidad que les genera la “inquebrantable voluntad” de Juan Manuel Santos, toman la temperatura del país, que no estaría dispuesto a ceder más de lo que la dignidad permite.

Está agendado el “show del perdón” por la masacre de Machuca. La parodia cínica de hacerlo en Segovia, en donde tienen el terreno abonado, no refleja ni una mínima intención de buscar perdón y reconciliación.               

Una madrugada de octubre de 1998, el ELN dinamitó el Oleoducto Central de Colombia en la población de Segovia, incinerando a 84 de sus habitantes. Sin revictimizar a los pobladores de la región, el show del perdón está siendo planeado justo allí, donde todo el andamiaje está preparado e impulsado por la “participación de la sociedad” a través de organizaciones integradas por simpatizantes y militantes del ELN.                  Si fuera este un acto de auténtico arrepentimiento, lo harían con los feligreses de la iglesia La María.

El ELN mantiene el cinismo burdo de afirmar que no abandonará la abominable práctica del secuestro extorsivo y, al preparar el show del perdón en Segovia, se burlan una vez más de un país al que pretenden convertir en una sociedad agradecida e impulsora de una nueva farsa peor que la de las farc.                         

Nada bueno para Colombia podemos esperar de la negociación con el ELN. Solo la misma receta, con una sociedad desgastada por la polarización y dos guerrillas fortalecidas.

No hay enemigo pequeño   y este grupo terrorista es ahora el dueño y señor de los territorios que les legaron las farc. Parece que este gobierno jamás aprendió de las lecciones que dejó el pasado, cuando la indulgencia en un proceso de paz denominado “la tregua”, nos convirtió en un “Estado fallido”. Y  hoy se repite la historia.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s