Colombia, país sin justicia.

cegada

Bogotá, 21 de agosto de 2017.

Desde el año 2.008, el Presidente Álvaro Uribe, advirtió de las extrañas y sesgadas sentencias emanadas de la Corte Suprema de Justicia; siempre enfocadas en favorecer a la izquierda radical de Colombia y  perseguir a todos los que a ella se opusieran.
Ya para esa época, la Corte avaló las declaraciones de Salvatore Mancuso, que le convenían; pero desestimó otras del mismo personaje, que los implicaban en corrupción.
Muchos medios de comunicación, aupados por el enfrentamiento de Uribe, con la ya muy corrupta Corte cooptada por diversos intereses, se dieron a la tarea de satanizarlo. Especialmente, después de la posesión de Santos en 2.010.
Hace seis años, en Agosto de 2.011, esa misma Corte negó la reposición que interpuso el entonces Procurador General de la Nación, Alejandro Ordóñez; quien buscaba que el alto tribunal le diera validez a las pruebas halladas en el computador de Raúl Reyes. Este fallo favoreció claramente a todos los presuntos implicados con el grupo terrorista, entre ellos, Piedad Córdoba y Wilson Borja.
El sorprendente, absurdo y abyecto fallo generó una inmensa frustración en las cientos de miles de víctimas de las farc, por la nula ética y sentido de justicia del máximo tribunal.
Colombia, es el único país del mundo que, después de haber abatido heroicamente a uno de los más sanguinarios cabecillas de un grupo narcoterrorista, desecha miles de pruebas contenidas en su computador.
Con todas esas evidencias documentales, no solamente se hubiera logrado judicializar a toda una red criminal, sino que hubieran evitado la comisión de nuevos delitos además de rescatar la verdad, como derecho de las víctimas de la guerrilla, que, como siempre, tienen condición de segunda categoría y en último lugar.
Se seguía entonces calculando desde la Corte la estrategia comunista de desestimar todo lo que claramente involucraba a la izquierda en corrupción y delitos atroces y perseguir enconadamente a militares y uribistas, que luchamos solos contra el remedo de la división de poderes.
La semana pasada, después de la visita a Colombia del Vicepresidente de Estados Unidos, Mike Pence, se destapó la tremenda corrupción de magistrados de la Corte Suprema de Justicia. Un audio incriminatorio aportado por la DEA, obligó a la Fiscalía a abrir investigación a Leonidas Bustos, Francisco Ricaurte y Camilo Tarquino, a quienes no solamente les fué retirada la visa americana, sino que deben responder por el origen de sus inmensas fortunas.
Quedan muchas preguntas en el aire, pero toda la certeza con respecto a un punto en que los «odiadores antiuribistas» caen en negación total: Uribe siempre tuvo la razón. La Corte Suprema de Justicia ha estado cooptada por las mafias que pagan fuertes sumas de dinero a jueces, fiscales y magistrados para condenar inocentes y absolver culpables.
¿Cuáles son las verdaderas razones por las cuales el gobierno americano intervino?
¿Por qué la oficina antinarcóticos de Estados Unidos es la que  destapa los más escandalosos casos de corrupción que no son descubiertos aquí y solo se investiga por petición de ellos?
¿Deberían revisarse las sentencias proferidas por una Corte corrupta que no tiene autoridad moral ni ética para impartir justicia?
María Fernanda Cabal.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s