El engaño de la JEP.

13417463_530001483852229_496389513066056656_n

Bogotá. 1 de octubre de 2017.

Frente a la perplejidad de Colombia entera, se está conjurando un subnormalismo jurídico que solo da lugar a la indignación y la impotencia.
Ante la mirada impávida de los colombianos, se ha consolidado la elección ilegítima de los magistrados de la JEP, integrada por varios sujetos que han sido denunciados por fraudes procesales por encubrir crímenes de las Farc.
En un escenario casi kafkiano, hace un año la voluntad popular se expresó en las urnas y, contra todo pronóstico, ganamos una contienda que obligaba al gobierno a suspender la firma de los acuerdos de La Habana. Sin embargo, apelando a todo tipo de argucias y pasando por encima de la Constitución, Juan Manuel Santos impuso su aberrante pacto. Sin asomo del más leve espíritu de justicia, lo convirtió además, en el más humillante mecanismo para burlar a víctimas y militares, revictimizando a unos y sometiendo a otros.
Asombrosamente, una vez escogidos los magistrados, sin ley estatutaria y con la arbitrariedad de su creación por decreto presidencial, la Presidente de la JEP, puso en entredicho lo ofrecido a militares y policías preguntándose si «aquellas acciones que estén relacionadas con los mal llamados falsos positivos, son propios de la guerra».
Hoy, después de haberles asegurado que estos hechos harían parte de esta jurisdicción, les advierten cínicamente que esto será objeto de debate con quienes han sido sus verdugos.
Mientras los terroristas dan cátedra de paz sin ningún tipo de autoridad moral y ostentando un poderío sin límites, nuestros militares y policías están siendo nuevamente engañados.
¿Qué le espera a Colombia si los terroristas administran justicia para hundir a quienes nos defendieron del terror y premian a quienes han masacrado a miles de seres humanos inocentes y se han lucrado de los crímenes más atroces?
Y mientras usan todo el poder que tramposamente detenta el gobierno más pervertido de toda la historia de Colombia, se sigue persiguiendo ferozmente a la oposición, exhibiendo como trofeo de guerra a Andrés Felipe Arias, a quien satanizaron habilmente ante la opinión pública.
A Juan Manuel Santos y su camarilla de bandidos, la historia y la justicia de Dios en la tierra, les cobrará su infinita perversidad.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s