El raponazo de Las Pavas (II)

12916223_504229993096045_4696468290429299432_o

Bogotá 22 de octubre de 2017.

Todas las evidencias en el emblemático pleito de Las Pavas, apuntan desde 2.006 a que detrás del caso hay poderosos intereses políticos, para sentar un precedente que ponga a la propiedad privada en Colombia en estado de indefensión jurídica.

La clínica Jurídica de la Universidad Javeriana, encabezada por el cura jesuita Francisco De Roux, ha insistido en tergiversar todas las conclusiones legales que demuestran ampliamente que quienes reclaman la posesión de la Hacienda Las Pavas, han mentido sistemáticamente para despojar a su legítimo propietario.

En primeros alegatos, argumentaron abandono, el cual fue aplastantemente desestimado. Pese a esto, la sub-gerente de Tierras Rurales, Jennifer Mojica, desconociendo todas las pruebas -incluyendo fuertes inversiones hechas por sus legítimos dueños- firma la resolución de extinción de dominio de Las Pavas.

Claramente, Jeniffer Mojica es una ficha de ese consorcio izquierdista radical, que no ostenta las calidades éticas ni morales para tomar esa decisión a todas luces fraudulenta y arbitraria. Ex-pareja de Gerardo Vega  – quien fuera miembro de la organización terrorista EPL y denunciado por fraude procesal – sirve de alfil al entonces ex-ministro de Agricultura, Juan Camilo Restrepo, quien hizo todo lo posible por premiar a los falsos desplazados y destruir cualquier garantía judicial de los propietarios.

Fracasado el primer intento de raponazo y antes que Mojica firmara la extinción, acudieron a argumentar desplazamiento por parte de paramilitares, montaje que todas las pruebas y testimonios tumbaron contundentemente.

Lo más increible es que todos los protagonistas iniciales, actores del montaje que pretendió el despojo, se han retractado de sus versiones iniciales y han confesado que todo fué una farsa construida para apoderarse de las tierras, ubicadas estratégicamente en la entrada a la serranía de San Lucas, reinado histórico que el ELN pretende recuperar.

Tristemente en todo este entramado de intereses políticos particulares, han pasado por encima de todas las pruebas, incluyendo las conclusiones que sobre este caso aportó la Fiscalía General de la Nación.

¿Quiénes están interesados en despojarle Las Pavas a su legítimo propietario?

¿Por qué la insistencia en llevar este caso hasta el vulgar raponazo, en contravía de todas  las evidencias que demuestran el fraude?.

En próxima entrega:

Las entidades involucradas y los funcionarios comprometidos en la presión ejercida por la Javeriana y las ONG que la acompañan, evitando que se pronuncien en derecho.

María Fernanda Cabal.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s