La «bienvenida» a Timochenko

13417463_530001483852229_496389513066056656_n

Bogotá, febrero 04 de 2018

Una de las mayores manifestaciones de indignación se produjo el pasado viernes en Armenia, cuando los quindianos recibieron con arengas de repudio y rechazo a alias Timochenko, quien fuertemente escoltado pretendía hacer proselitismo político en «su tierra».

Con visible molestia, la gente siguió la caravana en que se desplazaba el terrorista y le gritaron en su cara lo que es y seguirá siendo para los colombianos: ¡Asesino!

La impunidad con que cobijó el gobierno a Timochenko y sus compinches, el manoseo de la Constitución para pasar por encima de la voluntad popular y la bofetada que significó para una sociedad ansiosa de justicia, la postulación de este nefasto personaje a la Presidencia de la República, es el resultado de la mal llamada «paz». Nadie podría esperar una reacción diferente, porque estos delincuentes no cumplieron nunca con las mínimas condiciones para integrarse a la sociedad de un modo decente.

Nunca devolvieron a los niños reclutados, ni a las personas secuestradas. Continúan ejerciendo presiones en los territorios que dominan a través de sus brazos armados: las «disidencias» y sus franquiciados, ELN. Siguen lucrándose del narcotráfico, cuyos tentáculos se expanden e incrementan todos los días, no han reparado a sus víctimas y se pavonean por todo el país dando cátedra de moral y democracia, burlándose de todos aquellos a quienes masacraron, violaron, secuestraron y extorsionaron por décadas.

Pedir «tolerancia» como lo hace Juan Camilo Restrepo, es inocuo, porque los colombianos no podremos aceptar jamás la impunidad, la indignidad, ni la humillación promovidas e impuestas por Juan Manuel Santos.

Solo los cómplices de estos bárbaros delincuentes, pueden pedirnos aceptar a quienes rompieron todos los esquemas de legalidad e institucionalidad, solo porque un presidente indigno, mentiroso, tramposo y ególatra, firmó un papel para ganarse un premio Nobel.

Una enfermedad de la conciencia aqueja a quienes piden a las víctimas «aprender a convivir» con sus agresores y perdonarlos, sin que éstos se hayan arrepentido públicamente de sus delitos.

Por eso Timochenko y sus secuaces no pueden ni deben ser bien recibidos en ninguna parte y ojalá la historia se encargue de que nadie olvide nunca el terrible dolor que causaron.

 

One response to “La «bienvenida» a Timochenko

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s