La JEP: Un tribunal para las Farc

13417463_530001483852229_496389513066056656_n

Bogotá, mayo 20 de 2018

En una sociedad tan curtida por la trampa y el engaño, un esguince más a la justicia y al orden constitucional no se notaría; de no ser por la magnitud del caso Santrich y el cinismo con que pretenden salvarlo.
Desde que el mal llamado  “proceso de paz” construyó la figura de la JEP, sentamos el precedente que sería un tribunal con sesgo ideológico al servicio de las Farc; dejando de lado el verdadero concepto de justicia.
El nombramiento de sus integrantes lo anticipó. El caso de alias Santrich le está dejando claro al país que no tienen, ni tendrán nunca, el peso ético para llevar a cabo gestiones de justicia de ninguna envergadura: hacen gala de un descaro vergonzante.
El resultado de este termómetro permite medir la dimensión del complot del acuerdo de impunidad: La Sala de Revisión de la JEP se adelantó a oficializar la suspensión de un proceso de extradición que aún no se ha iniciado formalmente y sobre el cual no tiene injerencia alguna; pues su única función -a nuestro juicio sin competencia, aún así haya sido determinado por el Presidente de la Corte Suprema- era establecer la fecha de ocurrencia del delito.
Con la arrogancia que han mostrado al país y actuando sin ley de procedimiento que debía pasar por el Congreso, no solamente lanza un salvavidas al bandido Santrich, pidiendo pruebas para dilatar exigiendo a la Fiscalía información con la intención de anular la medida de aseguramiento del terrorista.
“Choque de trenes” le dicen los medios a las reacciones que esto está causando a lo que no es más que el intento de violación del orden constitucional, al que naturalmente se ha opuesto el Fiscal General de la Nación, los ponentes en el congreso de la ley que aprobará el reglamento de la JEP y hasta el Director de Investigación y Acusación de la misma entidad, recién creada, que pretende autorregularse.
Con todos los argumentos legales y constitucionales, el Fiscal le remitió una extensa carta al Procurador General, dejando completamente deslegitimadas y hasta ridiculizadas las pretensiones de un tribunal inventado por las Farc.
¿A qué argucia acudirán ahora para arrogarse todos los derechos incluso el de seguir narcotraficando y ser premiados por eso?
La JEP nos está dando la razón, su actuar es absolutamente delirante.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s